Para poder ver, hay que comenzar a creer, amar y vivir.